Tuempleo_habilidades-para-el-empleo-OCDE

La pandemia ha puesto en evidencia la importancia de la recapacitación. Si veíamos avanzar la automatización como un desafío para el empleo a medio plazo la llegada del coronavirus ha obligado a driblar para adaptarse en tiempo récord a las nuevas necesidades de la sociedad. ¿Cómo podemos adecuar los perfiles profesionales a este nuevo escenario? La OCDE recoge algunas iniciativas y sugerencias para reubicar a profesionales con baja demanda. Nos introducimos de lleno en el el lifelong learning.

Las habilidades definen mejor los perfiles que los puestos de trabajo, según la OCDE

En un mundo líquido donde lo transversal se impone las habilidades han tomado una importancia crucial por encima de las funciones. Los curriculum traducen experiencias laborales en habilidades adquiridas o competencias desarrolladas. Los puestos de trabajo ya no explican lo suficiente las cualidades de un trabajador , que no siempre desarrolla en ellos todo su potencial.

Por otro lado, en la medida que abordamos tareas optimizamos determinadas habilidades para afrontarlas de la mejor manera. La práctica, el conocimiento compartido, las dificultades a las que se enfrenta una persona a la hora de dar solución a su día a día durante la jornada hace que las competencias se fortalezcan. No solo las más técnicas, también las que conocemos como soft skills. Éstas, por su carácter transversal, pueden aplicarse a otras actividades y sectores. Por ejemplo, saber priorizar tareas sirve tanto para cocinar como para lanzar un cohete al espacio.

Modelos de transformación de los perfiles profesionales gracias a las competencias

Esta es la idea que subyace en los modelos para reubicar profesionales de un sector a otro que recopila la OCDE. Modelos como el que propone O * NET en los Estados Unidos, ESCO (European Skills, Competences, Qualifications and Occupations) en Europa o el Servicio [+] Ampliar información


Otros Trabajos y cursos relacionados: