Derechos si estás embarazada

Desde el año 1995 la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) protege a las personas que trabajan sobre los riesgos que las condiciones de trabajo tienen para su salud. No solo de la salud en general, si no también, sobre determinadas situaciones en las que existe una especial vulnerabilidad como es el caso del embarazo. Las empresas están obligadas a cumplir unos mínimos para garantizar a las madres gestantes y el feto, así como la lactancia, que la jornada laboral se desarrolla en condiciones saludables para ellas.

Los riesgos a los que está expuestas las mujeres embarazadas en el trabajo

Los riesgos que pueden afectar al embarazo son de varios tipos. Por ejemplo: exposición a agentes físicos, como las radiaciones, las temperaturas o el ruido; ergonómicos, como la excesiva sedestación (posición del cuerpo sentado); agentes químicos, como los carburantes; biológicos como los virus o los riesgos psicosociales como la especial sensibilidad ante situaciones de estrés.

En este sentido, las empresas deben informar sobre los posibles riesgos e implementar medidas para que las mujeres embarazadas no estén expuestas a estos riesgos específicos. Por ejemplo, modificar los turnos irregulares o nocturnos y pasarlos a diurnos, aumentar el número de descansos o favorecer la comprensión y apoyo en estas circunstancias especiales. Es fundamental evitar la manipulación de cargas pesadas o limitar los desplazamientos ya que, conforme avanza el embarazo, la movilidad se dificulta. Es recomendable también habilitar zonas de descanso para que puedan tumbarse.

Si no pueden asegurarse las condiciones que eviten riesgos en los puestos de trabajo de las empleadas durante el embarazo hay que contemplar la posibilidad de cambiar el puesto de trabajo de forma puntual. En este caso, el salario se mantendría aunque el puesto que se desempeñara en estas circunstancias estuviera peor remunerado.

Pero, si tampoco esto fuera posible, la ley [+] Ampliar información


Otros Trabajos y cursos relacionados: